Un hombre de 59 años fue asesinado con un arma de fuego frente a su hija de 17 años, cuando ingresaba en su vivienda de la localidad bonaerense de Ramos Mejía. 

Un vecino de la zona, Miguel Pina relató como intentó reanimar al hombre fallecido a quien identificó como "Giovanni".

"La hija del señor me fue a buscar desesperada a la casa porque el papá esta sangrando, salí corriendo con mi yerno y el hombre estaba desvanecido con un disparo a la altura de la clavícula que lo había traspasado", dijo Pina.

Miguel continuó: "Estaba sangrando muy profundamente, era un hombre de mucho tamaño y en un momento se quedó sin pulso y le hice RCP hasta que vino la ambulancia que tardó más de media hora".

"Mi esposa los fue a buscar a donde estacionan (las ambulancias) y vinieron a llevar al señor. Y la ambulancia de la municipalidad de La Matanza llegó una hora después cuando ya no estaba", confesó.

El testigo de la sanguinaria entradera relató que "como el hombre era muy grande", solo pudieron sacarle "dos portafolios" que son sus elemento de trabajo y "una reloj de pulsera".

Posteriormente, Giovanni fue trasladado sin vida al hospital Posadas donde se confirmó el deceso.