Denuncian que los vagones del subte tienen asbesto, sustancia altamente cancerígena y un empleado habría muerto por cáncer que contrajo en el lugar