El delantero proveniente del San Pablo, Lucas Pratto llegó a la madrugada al país y si desde la Clínica Rossi dan el "ok", se sumará inmediatamente a la pretemporada de River y volará a Miami.

"No es deportivo, ni económico, ni para estar cerca de la Selección: me voy porque mi familia me necesita", aclaró el delantero en su primera conferencia.

River le pagó al equipo paulista una cifra cercana a los 14 millones de dólares, siendo esta la compra más grande del club por un jugador.

También se sometió a la revisión médica el nuevo arquero, Franco Armani, procedente de Atlético Nacional de Medellín de Colombia firmará un contrato de tres años por 4 millones de dolares.

"Sé muy bien a donde llego, River es el club más importante de la Argentina y sé la responsabilidad que tengo por delante", dijo Armani.

"Hay arqueros que vienen jugando como Germán Lux y Enrique Bologna y ante eso hay que tener mucho respeto. Yo vengo a trabajar, el puesto no lo tengo garantizado. Esto es trabajo y esfuerzo día a día y cuando tenga la oportunidad de jugar, de tener el primer partido, debo demostrar para qué vine a River", concluyó.

La revisión médica de Lucas Pratto

 

 

Al mismo procedimiento se sometió Franco Armani