El titular de River Plate, Rodolfo D'Onofrio, calificó el viernes como "un disparate" y un "absurdo" que se implique al presidente de la Nación, Mauricio Macri, en los fallos arbitrales adversos contra su club.

"Es hincha de Boca y fue presidente, pero tiene problemas más importantes que responder. Ahora lo que necesitamos los argentinos es estar más unidos que nunca. Se podrán tener diferencias políticas, pero el fútbol nos tiene que unir”, aseguró sobre el Presidente. 

Luego el mandatario del club de Núñez señaló que tanto del lado de River como del lado de Boca se espera que el partido por la Supercopa argentina que se jugará el próximo 14 de marzo en Mendoza “sea una fiesta y no una guerra”.

"Hay pasión en el fútbol, pero de ninguna manera hay una guerra o una pelea", aseguró el dirigente y remarcó: "El fútbol es un juego y nada mas, donde uno gana y festeja y otro estará triste. Pero de ninguna manera se acaba el mundo".

"Hace 15 días hablamos de hacer una reunión con (Claudio) Tapia, Daniel (Angelici) y con (Horacio) Elizondo donde charlaremos sobre la parte deportiva y el arbitraje", reveló.

Asimismo comentó: "El River-Boca es fascinante y apasionante. pero es un juego, se genera un folklore muy grande, una pasió. muy intensa y cualquier cosa que uno diga la sacan de contexto . no solo el periodismo sino también la gente".

"Si los equipos que jugarán la Supercopa argentina no eran River y Boca, no sé si tendría tanta trascendencia. Por eso tenemos que disfrutarlo y vivirlo con pasión”, remarcó.