Avión de Air France aterriza de emergencia por amenaza de bomba

Como en una novela por capítulos, el hallazgo de un presunto explosivo en un avión de Air France en pleno vuelo mantuvo en vilo a medio....

Como en una novela por capítulos, el hallazgo de un presunto explosivo en un avión de Air France en pleno vuelo mantuvo en vilo a medio planeta, aunque finalmente el artefacto resultó ser una caja de cartón con minutero…

Lo cierto es que en la madrugada de ayer un vuelo de la aerolínea francesa que recorría el trayecto de la Isla Mauricio a París se vio obligado a realizar un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto de Mombasa, en la costa de Kenia, por una amenaza de bomba.

Los pilotos solicitaron un aterrizaje de emergencia cuando un dispositivo que parecía un explosivo fue descubierto en uno de los baños”, explicaba el vocero de la Policía keniana, Charles Owino, a medios locales.

Expertos en explosivos retiraron el artefacto del avión, que volaba con 473 personas bordo, para analizarlo fuera del aeropuerto.

“Artificieros de la Armada keniana retiraron el dispositivo, se lo han llevado para desmantelarlo y están determinando si los componentes contienen explosivos”, explicó entonces el inspector general de la Policía, Joseph Boinnet, a través de su cuenta de Twitter.

La Policía registró a todos los pasajeros en el aeropuerto y los evacuó de forma segura a hoteles cercanos. Cinco de ellos fueron detenidos y se los trasladó para ser interrogados por agentes kenianos y franceses.

 

Uno de los pasajeros del avión, John Stephen, contó que el personal de cabina de Air France había ayudado a la evacuación a través de los toboganes, luego del aterrizaje. “Sentíamos que la tripulación estaba tensa, y que había algo que no iba bien. Cuando el avión se detuvo, nos ordenaron que fuéramos hacia los toboganes y corriéramos lo más lejos posible”, explicó. “No sabíamos si era una bomba o no, pero algo parecido a una bomba había sido encontrado en el baño”, agregó.

En Francia, la paranoia crecía con cada nuevo comunicado. El Ministerio galo de Exteriores movilizó su centro de crisis y su embajada en Kenia para garantizar el alojamiento y la vuelta a París de los pasajeros

“Air France envió otro avión para recoger a los pasajeros, pero mientras tanto la investigación sigue en marcha”, explicaba el ministro de Interior keniano, Joseph Nkaissery.

El funcionario indicó que se trataba de un asunto internacional, motivo por el cual las autoridades kenianas habían hablado con sus pares de la Isla Mauricio para saber si existía un registro de los pasajeros a bordo.

Finalmente, el presidente ejecutivo de Air France, Frédéric Gagey, aseguró que la amenaza de bomba había sido una falsa alarma.

El artefacto sospechoso hallado en uno de los baños de la aeronave estaba hecho de cartón y contenía una especie de minutero. Horas antes, una fuente de la compañia había señalado que el objeto constaba de dos relojes digitales transparentes con dos horarios diferentes, un cable negro similar al de una antena de un radio despertador y cuatro cajas rectangulares unidas por cinta adhesiva y pinzas metálicas.

Gagey indicó en una breve intervención ante los medios que, aunque el objeto tenía la apariencia de una bomba,”no era susceptible de provocar una explosión ni de dañar el avión”.

El representante de la aerolínea francesa detalló que todo apuntaba a que fue construido por un pasajero, acción que calificó de “comportamiento estúpido”.

Tras los atentados en París del 13 de noviembre pasado, que dejaron 130 muertos, las alertas terroristas se suceden en el mundo entero. El sábado, la Embajada de EE.UU. en Túnez aconsejó a los turistas evitar un centro comercial por “posible ataque terrorista”, mientras que ayer el presidente ruso, Vladimir Putin, aseguró que los servicios secretos de su país desactivaron 30 atentados en lo que va del año.