Sigue la polémica por la toma de los colegios