El Estado Islámico confirmó la muerte de su líder