Reino Unido: SIguen las repercusiones del atentado de Manchester