Llenar el changuito en abril fue una misión imposible