Fiesta de gitanos terminó en escándalo