Sigue el escándalo por las fiestas electrónicas